Thursday, August 04, 2005

Mi cuento

Todos los días, cuanto cosa pasa por mi mente me invita a escribir, a hacer un cuento, a desparramar en palabras todo lo que cada acontecimiento me causa. Encuentro sin buscar analogías, coincidencias, buenas conjunciones de palabras y se quedan ahí, atascadas en mi mente... en un proyecto instantáneo que se convierte en largo plazo sin intermediación alguna.
Las engañosas nimiedades que de momento me caen como una luz creativa, rápidamente se convierten en introversiones, en estudios analíticos de mi conducta y pensamiento. Pasan de ser la idea primigenia para un texto en la cuerda desencadenante de mi propio cuento, el que yo he ido creando desde el alumbramiento de mi conciencia. Y entonces pasan de ser la delicia del juego de dos o tres palabras a ser el demonio que me carcome durante el día y que me obliga a soñar de noche. Y al otro día, lo mismo, despierto y las palabras me llenan el espacio hasta que caigo en cuenta de nuevo de su participación en ese absurdo cuento.