Saturday, April 16, 2005

Así que tú quieres y yo quiero...

Así que tú quieres y yo quiero, los dos queremos, la incógnita es saber qué es lo que queremos.
Hemos vivido juntos muy largo rato, tanto que hubiera sido posible construir una torre que llegara a las estrellas, já, sin embargo, nos hemos quedado estancados en los cimientos, no hay culpables desde mi punto de vista, simplemente hay divergencias. Los anhelos cambiantes de cada uno, indefinidos los míos, los tuyos no sé ni podría averiguarlo, lo que puedo hacer es suponerlos y entonces me extasío en inventarlos, tratando de hacerlos acordes a los míos, de tal manera que se complementen, que le den a mi ignorancia la sensación de saciedad y por ende de conocimiento pleno.
Aunque ese conocimiento no reduce el sentimiento de insatisfacción y malestar integral, heridas sangrantes, sí que me hace ocupar el pensamiento en mil maneras de recomponer, en mi imaginario, lo que no existe.
Casi parece que lo acabo de descubrir, tú queriendo estar conmigo y también deseando estar en otros lugares, con otras gentes, haciendo otras cosas, y yo disfrutando contigo y pensando en otras cosas que parecían más urgentes para sobrevivir, buscando hitos entre papeles y teléfonos, números y fórmulas interminables tratando de que salieran los balances que no lograba en mi vida emocional. Y así se diluyeron los sueños primigenios de nuestro encuentro.
Cómo reconstruir si lo que tenemos no logra siquiera ser un muro, sino solo ladrillos pegados al azar, el trabajo tendría que ser más arduo y no creo que nos quede fuerza después de tanto esfuerzo invertido en tratar de estar y no estar, de amar y desamar, de lograr y perder.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home